Año 4 - Edición Digital - Sábado 21 de Octubre de 2017 - Añelo - Neuquén - Patagonia - Argentina
Actualidad | Inversiones | Gremiales | Sociedad | Internacional | Policiales | Política | Cultura | Opinión | Correo Lectores | Editorial
ACTUALIDAD
  sábado | 05-08-2017 | 10:57 | Tiempo de lectura 03:28 (695 palabras)
Los costos de Vaca Muerta para lograr autoabastecimiento energético

En veinte años podría suministrarse gas a 5 millones de nuevos usuarios. Se deberá planificar la extensión y mejoramiento de las redes de transporte y distribución.

La formación Vaca Muerta tiene todas las condiciones para cambiar la realidad energética del país, si se mantienen las inversiones sostenidas a lo largo del tiempo.

Desde el gobierno nacional tienen en claro esta realidad y por eso han creado condiciones para el desembarco de operadoras petroleras en la Cuenca Neuquina, con un precio sostén para el gas y acuerdos con los diferentes sectores de la industria hidrocarburífera.

Según un estudio del Instituto Argentino del Petróleo y el Gas (IAPG) si se cumple con las tendencias de los últimos años, la formación no convencional de Vaca Muerta será el foco del abastecimiento de gas en los próximos 20 años.

Esto significa que se reducirán las importaciones aumentando la producción y que se deberá planificar la extensión y mejoramiento de las redes de transporte y distribución.

El análisis realizado por los técnicos del organismo asegura que hacia 2035 podrían incorporarse 5 millones de nuevos hogares a la red de gas natural.

Según Juan José Aranguren, Vaca Muerta necesita inversiones del orden de los 10.000 millones de dólares anuales para poder desarrollar todo su potencial. En la industria se calcula que por cada 3 dólares que van al upstream (exploración y desarrollo) se necesita 1 dólar para el downstream (gasoductos y redes).

El estudio del IAPG, que traza una perspectiva de mínima y una máxima, se necesitarían entre 30.000 y 42.000 millones de dólares en las próximas dos décadas para garantizar el funcionamiento de las actuales instalaciones –muchas de ellas con más de 40 años en servicio– y construir las nuevas líneas de transporte y distribución.

El informe, publicado por el diario “Río Negro”, relevó que en todo el territorio nacional existen 14,5 millones de viviendas, de las cuales 8,19 millones (el 56%) están conectadas a la red de gas natural que administran ocho distribuidoras privadas en todo el país.

En base a datos del Indec y el Enargas, el documento estima que para 2035 el número de hogares trepará a 17,5 millones.

De acuerdo a los índices de crecimiento natural de la población y una continuidad en los niveles de calidad de vida, el número de nuevos clientes para el sistema de gas natural crecerá hasta alcanzar en los próximos 20 años, unos 5,1 millones de nuevos usuarios

El aumento en la producción de gas en el país está ligado a los desarrollos no convencionales que arrastra desde hace cuatro años la Cuenca Neuquina. En este escenario Vaca Muerta y las formaciones tight (centralmente Mulichinco y Lajas) prometen seguir empujando la curva de crecimiento.

Según las estimaciones del IAPG el subsuelo neuquino, con los desarrollos no convencionales en el centro, podría aportar entre 135 y 180 millones de metros cúbicos diarios de gas en las próximas dos décadas.

Si se alcanzan estos niveles de producción, será necesario un nuevo desarrollo para el transporte del gas, ya que el 42% de los 15.923 kilómetros de gasoductos que recorren el país tienen más de 40 años de antigüedad. Algo similar ocurre con la potencia instalada. Es decir que en el corto plazo, para soportar la presión de un incremento de la producción se necesitará de millonarias inversiones.

Las proyecciones del IAPG indican que se necesitarán entre 4.300 y 8.000 nuevos kilómetros en loop (gasoductos soportes) y entre 700 mil y 1,2 millones de HP de flamante potencia instalada.

En cuanto a la distribución, el sistema está operado por ocho distribuidoras tras la privatización de Gas del Estado en 1992, tiene 138.200 kilómetros de redes que llegan a 8,19 millones de usuarios.

En términos técnicos se estiman necesarias unos 86 mil kilómetros de nuevas cañerías para la red y unas 1.420 estaciones de regulación.

Según el informe del IPAG, el mantenimiento y desarrollo de nueva infraestructura para llevar el gas desde Vaca Muerta hasta las nuevas hornallas que sume el país, demandará más de 2.000 millones de dólares anuales.
(20170805105701) | Tiempo de lectura 03:28 (695 palabras)

Pulse aquí para ir a la noticia anterior.   

Acceso
Todos los derechos reservados, prohibida la reproducción total o parcial sin la correspondiente autorización.

Creación del sitio 01/03/2014 - Desarrollado por Editorial Patagonia Activa ® 2003-2017 - Tiempo: 0.0293 segundos. (7k)