Año 6 - Edición Digital - Lunes 21 de Enero de 2019 - Añelo - Neuquén - Patagonia - Argentina
Actualidad | Inversiones | Gremiales | Sociedad | Internacional | Policiales | Política | Cultura | Opinión | Correo Lectores | Editorial
ACTUALIDAD
  miércoles | 02-01-2019 | 23:02 | Tiempo de lectura 03:32 (709 palabras)
Advierten que podría faltar gas en el invierno

Desde el sector energético piensan que hubo un error de cálculo en la gestión de Iguacel y que podrían faltar unos 5 MMm3/d para las centrales térmicas, que deberían usar combustibles líquidos como el gasoil o fuel oil, más caros y más contaminantes.

El nuevo secretario de Energía, Gustavo Lopetegui, deberá resolver en el mediano plazo qué hacer con el barco gasificador que Javier Iguacel decidió que saliera de la terminal de Bahía Blanca para garantizar la seguridad energética para el invierno del 2019, con el menor costo posible.

Es que la decisión política del presidente, Mauricio Macri, y del ahora ex secretario de Energía Javier Iguacel de "despedir" al barco regasificador de Bahía Blanca en octubre del 2018 podría comprometer la provisión en el próximo invierno.

Según explicaron a El Cronista Comercial fuentes públicas y privadas, en tres meses del próximo invierno (entre junio y agosto, a pocas semanas de las elecciones) faltarían entre 400 y 600 millones de metros cúbicos (MMm3) o entre 4 y 6,5 MMm3 por día de gas natural para la generación eléctrica, lo que podría encarecer el costo de aprovisionamiento de combustibles en unos u$s 200 millones.

Cabe recordar que basado en el aumento de la producción de gas en Vaca Muerta, el 29 de octubre el Gobierno montó un acto para la salida del puerto Ingeniero White del buque Exemplar (de Excelerate Energy), tras diez años de permanencia.

La decisión de Iguacel fue para mostrar una victoria económica y política: el kirchnerismo contrató al barco regasificador en 2008, frente a la caída de la oferta de gas y el incremento de la demanda, para que se provea Gas Natural Licuado (GNL) en la terminal de Bahía Blanca; en cambio, gracias a los incentivos para las petroleras y la suba de tarifas, Cambiemos quiso demostrar que ese costo, que era de u$s 150.000 por día, ya no era necesario.

Para Macri, ese día se terminó un "símbolo del despilfarro y la mentira K". En el medio, se cocinó una interna. El barco de Bahía Blanca tenía una capacidad de regasificación de 17 MMm3/d de gas.

El ahora ex secretario de Energía, Javier Iguacel, convenció al Presidente de que entre los 8 MMm3/d nuevos que se agregan por Vaca Muerta y 5 MMm3/d extras que llegarán del barco regasificador instalado en el puerto de Escobar, ya no tenía sentido mantener el buque de Bahía Blanca, que costaba unos u$s 150.000 por día.

En cambio, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne (entonces superior inmediato de Iguacel) y el ahora secretario de Energía, Gustavo Lopetegui (asumirá en lugar del ex director de Vialidad Nacional) piensan que el barco regasificador tendría que volver en el invierno, por lo que fue apresurado el acto de octubre con Macri e Iguacel en Bahía Blanca, y dejará una mala imagen hacia adelante.

Asimismo, el Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas) tendría listo un informe de carácter técnico en el que advierte que sumadas todas las ofertas disponibles (la producción local, la importación de Bolivia, eventuales compras a Chile para el período invernal y el barco de Escobar) podrían faltar unos 5 MMm3/d para las centrales térmicas, que deberían usar combustibles líquidos como el gasoil o fuel oil, más caros y más contaminantes.

Iguacel, por su parte, pensaba que Bolivia puede reemplazar con gas natural el GNL que no se inyecte a los gasoductos desde Bahía Blanca. Además, fuentes privadas dicen que equivocó la cuenta de la ampliación en el puerto de Escobar, que fue para el pico de 20 MMm3/d a 22, cuando él aseguraba que el pico era de 17 MMm3/d.

Así las cosas, el faltante de gas en invierno dejaría en evidencia que la decisión de despedir el barco regasificador fue, cuanto menos, apresurada. En caso de que el buque no vuelva a Bahía Blanca, Argentina debería importar gasoil y fuel oil, que son hasta 70% más caros que el GNL.

El Gobierno piensa que entre 2021 y 2022 no se necesitará importar más gas, lo que contribuiría a la vuelta del superávit energético. Mientras tanto, cada decisión estratégica, como acortar los subsidios a la producción en Vaca Muerta, puede costar millones de dólares en el futuro.
(20190102230201) | Tiempo de lectura 03:32 (709 palabras)

Pulse aquí para ir a la noticia anterior.   

Acceso
Todos los derechos reservados, prohibida la reproducción total o parcial sin la correspondiente autorización.

Creación del sitio 01/03/2014 - Desarrollado por Editorial Patagonia Activa ® 2003-2019 - Tiempo: 0.0298 segundos. (7k)